MULTIMEDIA

NOTICIAS

El rechazo a la obligatoriedad de la Vacuna del HPV se hace eco en las redes

12/10/2016

Tras el anuncio de la intención de imponer la obligatoriedad de la vacuna contra el HPV (virus del papiloma humano) a partir del año que viene a las niñas uruguayas de parte del Ministerio de Salud, la reacción popular en repudio de esta medida ha sido innegable. Las redes sociales se encuentran inundadas con grupos en Facebook, publicaciones con iniciativas de juntadas de firmas y comentarios que reclaman no a la obligatoriedad y sí a la libre elección y a la difusión de información sobre los pro y contra de este tipo de vacuna para la toma de DECISIONES INFORMADAS sobre la salud de nuestras niñas. Teniendo presente que hoy 11 de octubre, se hizo público que han comenzado la campaña de vacunación en las escuelas, priorizando a las niñas que forman parte del Programa Aprender, más importante resulta reafirmar este rechazo que se está haciendo notar entre la ciudadanía.

Mujer y Salud en Uruguay acompaña a estas voces que disienten  y articula con las personas que han mostrado un interés por la causa y por la defensa del derecho a decidir y las libertades individuales en todas las esferas de la vida, incluyendo la salud. Así es que se conforma una campaña contra la Obligatoriedad de la Vacuna del HPV,

Con el objetivo de que las personas puedan tomar decisiones informadas y que se respete su autonomía para decidir, MYSU está en una constante actualización de la información sobre la vacuna a través de la recolección de investigaciones científicas, situaciones en otros países y de grupos de personas afectadas, como es el caso de la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma de España. Una asociación sin ánimo de lucro que tiene como fin promover la asistencia, información y organización de personas afectadas al presentar efectos adversos por las vacunas que intentan prevenir algunos de los virus del papiloma humano (VPH).

Como la información es poder, acercamos este documental español sobre la vacuna del HPV, que provee de insumos para tener presente de qué hablamos cuando se habla sobre el virus del papiloma humano y qué implicancias tiene la aplicación de esta vacuna en las niñas, adolescentes y mujeres. La experiencia española con la obligatoriedad de la vacuna, aún con las diferencias culturales, económicas, geográficas y sociodemográficas que tiene el país con el Uruguay, sirve como uno de los tantos ejemplos para dar lugar al debate.

En EE. UU. se elaboró una Ley (National Childhood Vaccine Injury Act, 1986), que incluía la creación de un programa-de-compensacion-de-danos-por-vacunas-pcdv (Vaccine Injury Compensation Program [VICP]), operativo desde 1988. Se han identificado un total de 19 países que tienen este tipo de programas: Alemania (1961) y Francia (1964) fueron los pioneros en implementar un PCDV, siguiéndoles durante la década de los setenta otros 7 países, 4 más durante los años ochenta, 3 en los noventa, y ya en el siglo XXI, 3 países más, el último de ellos en 2005. La mayoría de estos programas se radican en países europeos, no existiendo ninguno en países en vías de desarrollo.

Si el gobierno quiere imponer por Ley que la vacuna sea obligatoria, se tiene que incluir en la norma, la indemnización por efectos adversos de TODAS las vacunas obligatorias, tal como sucede en los países que adoptaron el modelo PCDV. Puesto que los mismos fabricantes reconocen esos efectos adversos, en Uruguay no puede el gobierno imponer las mismas vacunas como si fueran infalibles.

Desde MYSU nos hemos comprometido a dar respuesta a estas voces que llaman a movilizarse. En este sentido nos encontramos elaborando una base de datos con personas interesadas en la causa, para posteriormente contactarnos con todxs lxs interesadxs y así aunar fuerzas y generar una red de movilización popular. Convocamos a seguir contactándonos, a seguir enviando propuestas, comentarios o experiencias.

Porque tenemos derecho a poder elegir con toda la información a nuestra mano, a decir que no a las decisiones del poder médico, y a que se respete nuestra autonomía, MYSU se compromete a seguir difundiendo aquello que las voces oficiales están eligiendo no decir.

MÁS NOTICIAS