QUE HACEMOS

OBSERVATORIO

CONSENSO DE MONTEVIDEO

En 2013, a casi veinte años de realizada la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en El Cairo (1994), 38 países de la región se reunieron en la ciudad de Montevideo para la I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe. En dicho encuentro se acordó un documento denominado Consenso de Montevideo, que brinda un marco de compromiso político en materia de población y desarrollo para los países firmantes.

Este documento incorpora las dimensiones de género, generaciones, etnia-raza (incluyendo afrodescendientes y pueblos indígenas) y medio ambiente y uso de los recursos naturales, como claves para el diseño de futuras medidas que se lleven adelante con el fin de lograr un desarrollo más pleno y justo para todos y todas.

El Consenso de Montevideo sirve de marco para el diseño de políticas públicas y como esquema para el monitoreo social y la incidencia política desde la sociedad civil organizada. En él, los derechos sexuales y reproductivos constituyen un elemento fundamental, y es por ello que se les dedica un capítulo entero (capítulo D).

Al ser un documento de avanzada, es utilizado como mapa de ruta para las organizaciones defensoras de los derechos sexuales y reproductivos de forma ineludible, en especial entrando en un proceso de desarrollo pos 2015 (pos Objetivos del Milenio), donde la agenda internacional, regional y nacional vuelve a revisarse y replantearse de cara a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS-2030).

Entre los contenidos que ponen a este Consenso en un lugar de avanzada encontramos acuerdos como el de garantizar servicios de aborto legal para el combate de la mortalidad materna por aborto inseguro y el pleno respeto de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres; asegurar una canasta diversa de métodos anticonceptivos y garantizar su acceso a toda la población; incorporar la dimensión étnico-racial y generacional a las políticas en salud sexual y reproductiva (como parte de las políticas de salud en general) al igual que la situación de los/as migrantes, en especial mujeres; y profundizar los esfuerzos realizados hasta ahora en materia de educación sexual en todos los niveles de cada sistema educativo, en especial para niñas, niños, adolescentes y jóvenes, tomando como referencia los derechos sexuales y reproductivos.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) elaboró una Guía Operacional para el Consenso de Montevideo que pretende ser el instrumento para dar seguimiento al cumplimiento de lo acordado entre los países firmantes. Este documento surge durante la Segunda Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, realizada en Ciudad de México en 2015. La guía contiene una serie de indicadores y variables que han de ser medidos para relevar la situación de cada Estado firmante. En 2016, esta guía se encuentra en proceso de revisión por las partes implicadas y CEPAL, con el objetivo de elaborar un documento final.

Partiendo de esta base es que MYSU se aboca a la realización del monitoreo social a través de su Observatorio Nacional en Género y SSR, y trabaja en conjunto con otras organizaciones en la labor de dar seguimiento al cumplimiento de los compromisos asumidos por Uruguay y otros países de la región a la hora de firmar los acuerdos que recoge el Consenso de Montevideo.

En esta misma línea es que, desde 2016, MYSU integra la Comisión Intersectorial de Población y Desarrollo de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (CIP-OPP) de la Presidencia de la República, que se encarga de dar seguimiento al Consenso en el país.

Para obtener más información sobre el Consenso de Montevideo y estar pendiente de todos los avances que se hagan en este sentido, recomendamos visitar los sitios web de CEPAL, UNFPA y OPP.

Monitoreo parlamentario sobre conocimiento del CDM

Nos propusimos indagar el grado de conocimiento de los legisladores de Uruguay respecto al Consenso de Montevideo, e independientemente de ello obtener su opinión sobre el nivel de acuerdo/desacuerdo que tienen con respecto a la Medida Prioritarias.

El Consenso de Montevideo (CdM) es el acuerdo surgido en el año 2103 durante la primera Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo convocada por CEPAL y el Gobierno de Uruguay, con el apoyo de UNFPA. Esta Conferencia fue una de las reuniones intergubernamentales más grandes de los últimos tiempos en la región. Como tal es  el acuerdo intergubernamental más progresista en materia de población y desarrollo. Entre los principios generales del Consenso de Montevideo destacan “la universalidad, igualdad, transversalidad, integralidad, inclusión, solidaridad, equidad y dignidad y los derechos humanos en los enfoques hacia todos los grupos en condición de vulnerabilidad”.

Algunos resultados

En primer lugar pudimos, aún de forma preliminar, confirmar nuestra hipótesis de que el Consenso de Montevideo es desconocido para los actores políticos. Sólo el 25% de los legisladores respondió que conocía algo o bastante , un 44% dijo no conocer nada y un 31 poco. Sin embargo solo 4 (25%) pudieron referir a los temas más relevantes del Consenso. Esto desconocimiento se hace mayor cuando se les consulta sobre si conocen la Guía Operativa del CdM. En este caso el 80% respondió que no conoce.


Figura 1: Conocimiento del Consenso de Montevideo

Si se observa el grado de conocimiento según bloque partidario (Oficialismo u Oposición) la totalidad de los integrantes del oficialismo mostraron desconocer el CdM en tanto que el 40% de la oposición dijo que lo conocía.

En cuanto a la opinión de los legisladores sobre alguna de las Medidas Prioritarias del Consenso de Montevideo podemos ver lo siguiente. Consultados sobre la MP 42 que refiere a garantizar el acceso a aborto seguro y de calidad allí donde los países lo habilitan y además instar a los Estados que modifiquen sus leyes sobre IVE para salvaguardar la vida de las mujeres, el 81% de los legisladores estuvo Muy de acuerdo con la medida y solo 6% algo en desacuerdo. Esto demuestra que en nuestro país los legisladores han aceptado la agenda que el país a consolidado. Cuando se observa el grado de acuerdo/desacuerdo según bloque partidario y sexo se ve que la oposición se expresó unanimente de acuerdo a la Medida Prioritaria en tanto que el 40% del oficialismo expresó algún matiz. Por otro lado el 100% de las legisladoras mujeres se expreso muy de acuerdo con la medida y entre los varones casi el 40% respondió o bien con matiz o en desacuerdo.


Figura 2: Acuerdo con Garantizar Acceso a Anticoncpetivos Modernos

En lo que refiere a métodos anticonceptivos (Medida Prioritaria 44) el 87% se mostró muy de acuerdo en garantizar el acceso efectiva de MAC modernos incluyendo de emergencia.


Figura 3: Acuerdo con la promoción de la PARIDAD en la participación política

Por último, en esta breve presentación le consultamos a los legisladores su nivel de acuerdo/desacuerdo con la Medida Prioritaria 51 que establece “Promover la paridad y otros mecanismos que garanticen el acceso al poder en los sistemas electorales” para erradicar la exclusión estructural de las mujeres. La mayoría señaló estar muy de acuerdo (56%) sin embargo cerca del 20% indicó estar algo o muy en desacuerdo con estas medidas.