MULTIMEDIA

MYSU EN LOS MEDIOS

Ante lo ocurrido en Maldonado, MYSU sostiene que “es inconcebible” que una mujer muera por un aborto

La organización Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), ante la situación registrada en Maldonado, afirmó que es inconcebible que una mujer muera en un aborto en Uruguay. Destacó que este es el segundo fallecimiento que se produce tras la aprobación de la ley 18.987 sobre la interrupción voluntaria del embarazo. (Actualizado: hora 13:30)

En un comunicado, MYSU señaló que “el pasado sábado 20 de febrero una joven de 21 años falleció en el Hospital de Maldonado a consecuencia de un aborto realizado de forma insegura, supuestamente en la localidad de Nico Pérez en Florida. Frente a esta situación, MYSU considera inconcebible que otra mujer muera por aborto en un país que ha modificado su marco legal y cuenta con servicios legales para la interrupción voluntaria del embarazo. En 2013 se registró la primera muerte por aborto inseguro luego de aprobada la ley 18.987”.

Señaló, además, que “es particularmente preocupante que el departamento de Maldonado registre casos de embarazos no deseados que fueron interrumpidos superando los tiempos de gravidez de 12 semanas estipulados por la ley. Recordemos el procesamiento con prisión de una mujer por practicarse un aborto de estas características en 2015. ¿Por qué los servicios de IVE no fueron referenciales para dar respuesta a tiempo a estas mujeres que transitaron por embarazos no deseados? Una fue procesada con prisión, otra acaba de fallecer”, resaltó.

“Precisamente, los servicios de aborto de Maldonado y Florida fueron monitoreados (junto a los de Rivera) por el Observatorio Nacional en Género y Salud Sexual y Reproductiva de MYSU en 2015. En estos estudios se encontraron barreras y obstáculos para el acceso a esta prestación, en la misma línea de los monitoreos realizados anteriormente en el litoral del país. Hay un déficit en la difusión de estos servicios parte de los prestadores del Sistema de Salud. La población aún no conoce debidamente sus derechos y los servicios existentes, lo que se traduce en una constatable carencia de información manejada por mujeres de estos departamentos. Por otra parte, las mujeres que acuden a estos servicios pueden enfrentarse a profesionales que intenten desestimular su decisión mediante consultas innecesarias, demoras e incorrectas derivaciones como forma de dilatar los tiempos hasta superar los plazos. Además, las rutas de acceso son complejas y varían de institución en institución. A esto se suma la falta de profesionales disponibles para brindar la atención, lo que se traduce en numerosas barreras que obstruyen la adecuada resolución de las decisiones asumidas”, señaló MYSU.

Añadió que “el otro gran pendiente que deja la muerte evitable de una mujer que decidió abortar a los cinco meses es que Uruguay no ha dado respuesta adecuada a las interrupciones del embarazo durante el segundo trimestre de gestación. La ley prevé que hasta las 14 semanas se debería poder interrumpir en los servicios legales cuando el embarazo es producto de una violación, y no hay plazo cuando es por causal salud. Sin embargo, los servicios no están dando estas respuestas. El Estado debe defender y garantizar la correcta implementación de los servicios asegurando la difusión de los mismos desde una perspectiva de derechos y cumpliendo con lo que establece la ley”.

“MYSU exhorta que a partir de este caso tan lamentable, se revisen y mejoren los servicios de SSR y de aborto legal, se potencien los mecanismos de difusión de derechos y se dé respuesta a las situaciones de aborto durante el segundo trimestre por causal salud”, destacó.

“La decisión de abortar no puede ser causa de muerte”, concluyó la nota.

En tanto, la jueza de Florida, María Fernanda Morales, tomó declaración al médico señalado por la pareja de la mujer como autor del aborto. El especialista admitió que atendió a la joven en su casa pero negó haberle practicado el aborto, según informó Subrayado.

Sin embargo, el profesional quedó emplazado y se determinó el cierre de fronteras.

El primer informe forense indica que a la chica se le practicó “un aborto criminal”.

La presidenta de MYSU, Lilián Abracinskas, dijo a FM GENTE que la situación en Maldonado respecto a este tema es la “peregrinación”, para atenderse en salud sexual y reproductiva las mujeres deben peregrinar.

Afirmó que se “desmotiva, desatiende y desaliente”, lo que genera una respuesta deficitaria.

Señaló que debe reverse la situación, porque el sistema público tiene cantidad insuficiente de recursos humanos para brindar la atención como se debe, lo que sucede también con los dispositivos de información, asesoramiento y seguimiento.

Adelantó que solicitaron una reunión con las autoridades y equipos médicos para contribuir con la información que ha sido relevada con el fin de encontrar una solución a esos vacíos que encontraron.

Fuente:

MÁS MEDIOS

CONTACTO