MULTIMEDIA

MYSU EN LOS MEDIOS

Adolescente de 14 años declaró por aborto

pereira_07082010

La menor dice que en el Pereira Rossell le dieron Misoprostol

El juez penal de Pando, Gonzalo Silva, inició la investigación del caso de una joven de 14 años que abortó un embarazo de casi cuatro meses luego de que, según sostiene la adolescente, una médica y una enfermera del Hospital Pereira Rossell le facilitaran las pastillas abortivas.

Ayer, el magistrado tomó declaración a la joven, sus padres y al novio de la menor. El lunes está previsto que continúe la indagatoria con la declaración de otras personas, entre ellas, personal médico del Hospital Pereira Rossell, dijeron fuentes judiciales.

La adolescente de 14 años abortó el pasado sábado 31 de julio. Una vez culminado el proceso abortivo, el feto fue incinerado en una lata con queroseno, según lo que denunció una prima de la familia de la menor, que informó el hecho ante la Policía de la localidad de Suárez.

La adolescente y su madre, al declarar ante las autoridades policiales, dijeron que una médica del Hospital Pereira Rossell le “recomendó” tomar pastillas de Misoprostol para interrumpir el embarazo. Incluso, según declararon, una enfermera del centro asistencial le llevó el medicamento hasta su casa en Suárez.

Al día siguiente, la joven abortó en el inodoro. Luego, la madre de la chica y el novio quemaron el feto, con el objetivo de no dejar rastro alguno de lo sucedido.

Inicialmente, la joven comenzó a controlar su embarazo en una policlínica de Suárez, pero, en razón de su edad, fue derivada al Hospital Pereira Rossell, donde se le indicó que recibiría atención especializada.

Wendy, prima de la joven que se practicó el aborto y quien además denunció el hecho, dijo ayer a Canal 4 que la menor “lo estaba perdiendo (el embarazo) y decía que estaba feliz por eso”.

“Yo salí corriendo a casa a buscar mi celular, que tiene linterna, entonces le dije que se corriera, que quería ver. Se levantó y veo que el bebito estaba vivo todavía”, relató. “Todos los parientes de ella estaban de acuerdo en que se lo saque por que el padre de la criatura no se iba a hacer cargo”, dijo Wendy.

El novio de la joven, en tanto, dijo haber sufrido amenazas luego de que el hecho trascendiera públicamente.

“NO LAS DAMOS”. El responsable de la Clínica Ginecotológica del Hospital Pereira Rossell, Leonel Briozzo, dijo desconocer la situación denunciada por la joven de Suárez. “Será alguna injuria como de costumbre”, afirmó.

El profesional explicó que en la clínica se busca dar información y contener a las mujeres que cursan un embarazo no deseado. En ese sentido, Briozzo indicó que señalan las distintas posibilidades: hacerse cargo del niño o darlo en adopción.

Pero si la madre tiene resuelto abortar, “le explicamos cuáles son los métodos de mayor riesgo para que no los haga”, dijo Briozzo. El médico señaló que a las mujeres que optan por interrumpir el embarazo se les informa cuáles son las “maneras más seguras” de hacerlo, de acuerdo con la experiencia registrada en países donde el aborto es legal.

Briozzo dijo que uno de los métodos más seguros son las pastillas de Misoprostol, pero aclaró: “Nosotros no las damos ni las recetamos”.

El Misoprostol es un medicamento recetado para prevenir y tratar casos de úlcera gástrica. Sin embargo, por la combinación de sus componentes, también puede ser utilizado para provocar abortos, y ese uso ha ido en incremento en los últimos años.

Según datos de la Sociedad Ginecotológica del Uruguay, de 100 mujeres con embarazos no deseados que buscan asesoramiento en el Hospital Pereira Rossell, 20 terminan no abortando.

MÁS MEDIOS

CONTACTO