Multimedia

Noticias

Rechazo general a plebiscitar el aborto. Partidarios. Los que apoyan despenalización quieren que primero se vote la ley

Publicado el 17/11/2009

PILAR BESADA

La propuesta de Mujica de plebiscitar la despenalización del aborto recoge rechazos. Para la Iglesia es un “tema muy complejo” para resolverlo así. Organizaciones feministas pro aborto sólo aceptan una consulta popular si antes hay una ley.

El domingo en Mercedes el candidato del Frente Amplio, José Mujica, señaló que está a favor de hacer un plebiscito sobre la despenalización del aborto, para que “lo resuelva el pueblo uruguayo”. Algunas organizaciones de mujeres y la propia senadora del FA Mónica Xavier, opinaron que en el próximo período es el Poder Legislativo quien debe retomar el tema en primera instancia, y sólo después hacer uso de los mecanismos de democracia directa.

En tanto, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis del Castillo, señaló que el tema de la despenalización del aborto “es desproporcionadamente complejo” y por ello “dejarlo en manos de una campaña de medios para un plebiscito no parece el mejor camino”.

Sin embargo, del Castillo señaló que “hay en las declaraciones de Mujica una intención de amparar la vida”, lo cual es “compartible”. Destacó que, de todos modos, “el candidato actual del Frente Amplio marca una diferencia clara con el candidato que se presentó hace cinco años”.

Del Castillo indicó que Mujica dijo que no tomaría la iniciativa, y que en los próximos años habrá un Parlamento diferente “que va a redactar una ley distinta”.

“Esperamos que cuando llegue el momento se convoque nuevamente a actores competentes en bioética de la Iglesia para opinar en esta materia”, afirmó el obispo.

En tanto, Gustavo Ordoqui, miembro de la Pontificia Academia Provida, opinó que “los derechos a la vida no dependen de la voluntad de las mayorías”, ya que “son inherentes a la persona; se tienen por lo que uno es y no por lo que otros le reconocen”. Ordoqui dijo que “por más que el Estado resolviera no respetar a los esclavos, los esclavos tienen sus derechos”.

Por su parte, la coordinadora de Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), Lilián Abracinskas, señaló que “el sistema político está convirtiendo a una herramienta ciudadana (el plebiscito) en una manera de delegar en otros temas cruciales”. Para Abracinskas, “los mecanismos de democracia directa no se pueden convertir en un camino de eludir responsabilidades”.

En tanto, Xavier opinó que “el Parlamento debe cumplir su tarea” en cuanto a la despenalización del aborto. Indicó que lo que está “constitucionalmente previsto es el recurso de referéndum contra las leyes aprobadas, dentro del año de su promulgación”.

En todo caso, se podría hacer un plebiscito de “consulta previa”, pero según Xavier “no tiene fuerza para mandatar a los legisladores”.

“Aunque no niego el valor político de la consulta previa, un legislador no está obligado a acatar la resolución de la consulta previa”, ya que puede aducir “objeción de conciencia”, señaló Xavier.

Para la senadora socialista, un eventual referéndum que confirme la ley o la derogue total o parcialmente “sí es vinculante y lo debe acatar todo el mundo”.

Por su parte, la feminista Lucy Garrido dijo que “para que haya un plebiscito la mejor manera es que la ley se vote”, y se manifestó a favor de que se haga una consulta popular posterior. “Yo firmaría para que se habilite el plebiscito, aunque estoy a favor de la despenalización. Firmaría para que la gente se pronuncie”, señaló Garrido.

Por su parte, la integrante de la Mesa Coordinadora Nacional Por la Vida, María José del Campo, afirmó que “los derechos fundamentales no deben estar a consideración de las mayorías. Las mayorías pueden equivocarse, ya ha pasado en la historia”, indicó.

El próximo lunes 23, la Mesa Coordinadora, que agrupa a varias asociaciones, organizará una marcha contra el aborto y en defensa de la vida. Del Campo señaló que “hay una fórmula presidencial que ya dijo que legalizaría el aborto; en cambio otra fórmula se ha pronunciado en contra y dijo que vetaría una eventual ley”. Por ello, “para todos aquellos que defienden la vida humana, el 29 de noviembre no hay alternativa”.

MACHISMO. En tanto, ayer en Colonia, Mujica retomó el tema. “Todos en este país estamos contra el aborto, aún las mujeres que se lo hacen”, señaló y dijo que el problema es “el camino” para salvar la mayor cantidad de vidas. Para Mujica, no se debe dejar sola a la mujer con ese drama. “Así, seguiremos construyendo una sociedad hipócrita”, indicó. “Por arriba se habla de salvar la vida y por abajo, las parteras, los médicos y todos hacen un negociado”, dijo. Señaló que “en un país machista”, los hombres se desentienden del problema de la mujer.

Ayer en el plenario de Alianza Nacional, el candidato a la vicepresidencia Jorge Larrañaga dijo estar en contra del planteo de Mujica porque “la vida no se plebiscita”. (Producción: P. Clavijo).

Fuente: El País