Multimedia

Noticias

Ginecólogos reclaman recetar polémico abortivo a pacientes

Publicado el 07/09/2009

Ginecólogos quieren autorización para recetar misoprostol y permitir el tratamiento domiciliario del denominado “huevo muerto retenido” y el aborto incompleto. Consideran que la prohibición del fármaco no evita los abortos.

Valeria Gil

Esta en discusión en el seno de la Sociedad Uruguaya de Ginecotología la flexibilización de la normativa que permite la administración de abortivos dentro del sistema de salud. Francisco Coppola, responsable del tema dentro de esa comunidad científica, dijo a Ultimas Noticias que presentó un informe para que en determinados casos los ginecólogos puedan recetar el misoprostol.

Ese fármaco sólo puede ser recetado por un gastroenterólogo o un ginecólogo. Por lo que las mujeres con abortos incompletos o espontáneos -conocidos como huevo muerto y retenido- todavía son sometidas a dolorosos procedimientos de legrados instrumentales, advirtió Coppola. En estos casos la Federación Internacional de Ginecotología y Obstetricia (Figo) recomienda el uso de medicamentos para interrumpir el embarazo y no aconseja el uso de los mencionados procedimientos instrumentales. La administración ambulatoria y medicamentosa con misoprostol protege a las mujeres de forma tanto física como emocional, explicó Coppola. De esta forma se evitan las infecciones y las cicatrices intrauterinas, además del riesgo derivado de la anestesia general. Por todos esos motivos el proceso farmacológico es menos traumático para la embarazada, que el instrumental.

RECLAMAN RECETA

Un informe elaborado por Coppola luego del último congreso sobre aborto en el que participó días atrás en Lima, Perú, señala como necesaria la receta en los mencionados casos. Pero además deja entrever la oposición que existe entre la normativa de ase-soramiento sobre aborto y las dificultades que tienen que afrontar las mujeres para conseguir el misoprostol. Cuando una mujer está decidida a. abortar por más que la legislación lo prohiba arriesga su propia vida para obtener el fármaco. El misoprostol se vende por internet o se consigue en bocas de pasta base a más de $ 1. 500 cada pastilla. Además, muchas veces se venden comprimidos falsos, vencidos, o en mal estado.

La prohibición del uso del misoprostol favorece los engaños, pero no evita ningún aborto. Lo que es una verdadera contradicción del sistema de salud uruguayo, afirmó Coppola.

Recordó que la ley de salud sexual y reproductiva establece el asesoramiento médico a las pacientes decididas a realizarse un aborto acerca del método más seguro, que actualmente es el misoprostol. La legislación prohibe la receta de este medicamento de forma ambulatoria lo que constituye una contradicción, explicó.

NO EVITA

El informe que Coppola elevó a la cúpula de la Sociedad de Ginecotología concluye que la prohibición del acceso al misoprostol no evita la realización del aborto. En cambio somete a las mujeres a todo un calvario para conseguirlo que implica un daño físico y un daño psicológico, además de un esfuerzo económico.

Coppola explicó que hay cierto consenso dentro de la Sociedad de Ginecotología para la aprobación del documento que va en consonancia con las políticas recomendadas a nivel internacional.

El proyecto supone, además, en una segunda etapa la elaboración de una guía clínica en conjunto con la Figo para impulsar la sustitución de los legrados instrumentales por el misoprostol, en los casos de los abortos espontáneos e incompletos.

Por otra parte, para los abortos ilegales se propondrá una discusión política y ante el Ministerio de Salud Pública (MSP) sobre la efectividad de la prohibición de la venta de misoprostol y la contradicción en que incurre el sistema de salud al aconsejar su uso, cuando hay decisión de interrumpir el embarazo.

Fuente: Últimas Noticias